La alimentación ha sufrido un cambio drástico en las últimas décadas, la explotación del suelo está produciendo un importante déficit de minerales en los vegetales y cereales, y secundariamente en los animales que se alimentan de estos. Los nuevos métodos de preservación mediante el refinado para producir harinas y azúcares que se conserven por más tiempo elimina la mayor parte de minerales, vitaminas, fibras y proteínas.

La utilización masiva de ciertos conservantes puede tener graves efectos para la salud. Por tanto, es importante conocer qué alimentos son imprescindibles y qué alimentos deben ser limitados en las distintas etapas de la vida de la mujer. Clínica Rubal, consciente de la dimensión de este problema, ofrece a sus paciente este servicio de la mano de unos profesionales especialistas en la materia.

Nutrición y embarazo

El estado nutricional de la madre marca un impacto directo sobre la evolución de la gestación y del feto. Una buena nutrición en el embarazo disminuye los riesgos de complicaciones médicas durante el embarazo, como son ciertas infecciones, la diabetes gestacional, la ganancia de peso inadecuada, tanto de la gestante como del feto, así como también la anemia, el bajo peso al nacer o la falta de ciertos nutrientes.

Durante el embarazo es importante conocer cuáles son las necesidades calóricas, qué tipo de alimentos son los más recomendados y qué alimentos son más perjudiciales.

Nutrición en el puerperio y lactancia

La alimentación de la madre influye directamente en la composición de su leche y por tanto en el crecimiento y en la seguridad del bebé. Es importante conocer qué tipo de alimentos pueden favorecer la calidad de la leche materna y por el contrario, qué alimentos o sustancias pueden ser perjudiciales, como por ejemplo ciertas proteínas, aditivos, conservantes, sustancias cancerígenas, etc.

Nutrición y fertilidad

La alimentación y el estilo de vida influyen tanto en la calidad de los gametos (esperma y ovocito) como en el ambiente intrauterino. Numerosos estudios han observado que cierto tipo de grasas y tóxicos empeoran el medio intrauterino, así como la falta de ciertas vitaminas y minerales. Por otro lado, la calidad del esperma y del ovocito se puede ver afectada por la falta de ciertos minerales y vitaminas o por el exceso de ciertos tóxicos alimentarios.

Nutrición en la menopausia

En la menopausia es preciso adecuar la alimentación a las nuevas necesidades fisiológicas del organismo. Estas pasan por tomar alimentos que ayudan a prevenir complicaciones frecuentes en esta etapa como la osteoporosis, la hipercolesterolemia o el sobrepeso. Se trata, en definitiva, de ayudarse mediante la alimentación a vivir esta fase de la vida de forma más sana y sin riesgos añadidos.

Solicita una cita previa o información personalizada