En Clínica Rubal contamos con la última tecnología para el cultivo de los embriones: un incubador Geri con sistema «Time lapse». En una fecundación “in vitro”, mantenemos los embriones en un incubador durante varios días para seguir su desarrollo y seleccionar los embriones que vamos a transferir a la cavidad uterina o a congelar.

Incubador Geri «Time Lapse»

¿Qué ventajas aporta el sistema Time lapse?

La tecnología «time lapse» suma dos grandes innovaciones: un incubador de gran calidad que asegura unas condiciones de cultivo óptimas y un sistema que captura imágenes de cada embrión de forma continua a lo largo de su crecimiento.

Condiciones óptimas de cultivo

En el cultivo de los embriones es crucial mantener las mejores condiciones de temperatura, pH, concentración de gases, etc… para que los embriones se desarrollen correctamente. Ahora contamos con un incubador que mantiene una gran estabilidad de estas condiciones.

En el cultivo tradicional, evaluamos los embriones a diario en el microscopio para seguir su evolución y valorar sus características. Cada vez que los sacamos del incubador tradicional para observarlos al microscopio, sometemos a los embriones a unas condiciones ambientales no adecuadas. El sistema de captura de imágenes del incubador «time lapse» nos permite ver imágenes del embrión sin necesidad de sacarlo fuera del incubador y, por tanto, evita someterlo a condiciones de estrés. De este modo, conseguimos mantener los embriones en un ambiente estable durante 24 h a lo largo de todo el periodo en el que se encuentran en el laboratorio. Todo ello favorece que puedan tener un mejor desarrollo y, por tanto, mejores probabilidades de lograr un embarazo.

Mejor selección embrionaria

Una vez hemos conseguido que nuestros embriones se desarrollen en las mejores condiciones posibles llega el siguiente paso: seleccionar los embriones con mejor desarrollo para transferir al útero o congelar.
En el cultivo tradicional evaluamos los embriones valorando determinadas características en observaciones puntuales una vez al día. El sistema «time lapse» incorpora un microscopio dentro del incubador que toma imágenes de cada embrión cada 5 minutos y las une para formar un vídeo que sigue la evolución del embrión desde el momento de la fecundación.

Esto permite a los embriólogos tener mucha más información del embrión que la que obtenemos con una sola observación al día: ritmo de divisiones celulares, anomalías en el desarrollo,… que en el cultivo tradicional no podemos observar.

Esta información será vital para saber qué embriones tienen una evolución más adecuada y, por tanto, mayor capacidad de dar lugar a un embarazo.

Mayores garantías de éxito

La suma de condiciones de cultivo óptimas y mejor selección de los embriones permite, en muchos casos, aumentar la probabilidad de embarazo.

Condiciones de cultivo óptimas + Mejor selección embrionaria = Mayor probabilidad de embarazo

Además, te entregamos estas imágenes y vídeos de tus embriones, de modo que podrás tener en un vídeo sus primeros días de desarrollo.

Solicita una cita previa o información personalizada